BUMPDATE: 38 SEMANAS.

Bumpdate: 38 Semanas.Bumpdate 38 semanas. ¿Será el último? Ojalá. Significa que, al día de hoy, quedan menos de dos semanas para la fecha de parto.

Si algo aprendí en todas estas semanas, es que los embarazos pueden ser completamente distintos uno de otro, como seguramente aprenderé que no hay dos hijos iguales.

Durante la última semana pasé varios momentos donde pensé que era ‘el día’, pero terminaron siendo días donde mi actividad más productiva era encontrar alguna buena peli para ver. Llegué a ese punto donde aunque no estoy lista, estoy lista. Si, nuestro departamento podría estar más ordenado, más limpio, podría tener el freezer lleno de comidas ya preparadas, todos los cambios que quería hacer antes de que nazca el bebé podría haberlos hecho, podríamos haber pasado a Franz a una cama o haberle sacado los pañales. Pero no, no podríamos estar más ansiosos, más impacientes, más listos para conocer a este bebé.

Físicamente ya estoy inhabilitada a hacer la mayoría de las tareas más cotidianas que existen. Necesito ayuda hasta para levantarme del sillón y dormir es algo que ya no hago de corrido hace meses.

Hace algunas semanas me agarró ese miedo típico pre-parto. Me preguntaba cómo iba a salir todo, si iba a ser rápido, si iba a estar todo bien… miles de preguntas que sólo supe responder con una misma respuesta “el cuerpo es sabio”. Tengo cero conexión de esas tipo cuerpo/mente/alma, pero me acuerdo que esa frase era la que pasaba por mi cabeza cuando estaba por nacer Franz. Pero lo que está por venir todavía es una incógnita. Y aún así siento que estoy lista, que estamos listos. Mientras, esperamos a que N esté listo…

FAVORITOS DE MARZO.

FAVORITOS DE MARZO.Después de dos semanas de silencio, acá estoy de vuelta con mis favoritos de marzo. Son poquitos, pero honestos y son productos que estuve usando casi todos los días del mes.

En cuanto a maquillaje, estuve repitiendo mucho el mismo look. Muy natural y para todos los días. En los favoritos del mes pasado, conté que estaba obsesionada con la esponjita de Real Techniques (btw volví a ver las brochas y sets de esta marca en Falabella). Sigue siendo mi herramienta elegida para aplicar base, sobre todo las que tienen cobertura más fuerte como la Ultra HD Foundation de Make Up Forever en ‘118’. Esta la tengo hace bastante, y aunque generalmente es mi elegida para ocasiones donde quiero que mi piel esté perfecta, la estuve usando casi todos los días de este mes. Al aplicarla con la esponjita húmeda logro una capa bien finita y casi imperceptible que queda súper natural pero al mismo tiempo deja la piel impecable.

Últimamente siento que mi piel está algo apagada así que estuve usando dos productos para devolverle un poco de luz. Uno es el rubor Lasting Finish Soft Colour de Rimmel en ‘020 Pink Rose’, un rosa que queda bien con cualquier maquillaje y siento que me levanta mucho dándome ese look healthy que todas queremos. Para sumarle un extra, estuve usando el iluminador Shimmering Skin Perfector de Becca en ‘Pearl’. Es de mis preferidos porque al ser líquido se funde bien con la base y queda muy muy natural. Viene en este envase gigante y que me durará una eternidad, pero si están de viaje, también lo tienen en versión polvo y un compacto cremoso.

Este combo de labios que estuve usando últimamente puede parecer un disparate, pero les juro que queda bien. Hace un tiempo vi este video, donde Lisa Eldridge mezcla un labial bien fuerte con un nude. La premisa es usar ese color que sabés que te queda bien y te levanta la cara instantáneamente, y combinarlo con un nude para lograr un look más tranqui y para todos los días, pero con el mismo efecto. Y eso fue lo que estuve intentando. Mis dos elegidos son el Lip Butter de Revlon en ‘Tutti Frutti’ que es un coral bien vibrante, y el Moisture Renew de Rimmel ‘Notting Hill Nude’ que es uno de mis nudes preferidos.

Por último, y como eran poquitos, voy a incluir un favorito random: Snapchat. Todavía no me animo a postear tantos videos, pero cuando tengo un ratito me miro los de todos los que sigo. Si tienen recomendaciones o una cuenta, pásenme el usuario así los puedo seguir. El mio es: beautystandard.

BUMPDATE: 33 SEMANAS.

Bumpdate: 33 Semanas.Este debe ser el único bumpdate que estoy posteando a tiempo, pero… 33 semanas. No puedo creer que queda poco más de un mes para mi fecha (probable) de parto. Me llevó casi todo el embarazo, pero esta última semana me cayó la ficha.

En casa estuvimos con miles de cosas que se juntaron todas en este mes así que siento que tengo la cabeza en cualquier lado. Si por casualidad me llego a olvidar que estoy embarazada, no tarda en llegar ese momento en el que por ejemplo, no me puedo ni agachar a ponerme las zapatillas y me doy cuenta que es porque tengo terrible panza en el medio. Justo ayer Pat me dijo “ya llegó ese punto en el que no podés hacer nada”. Puede sonar un tanto ofensivo, pero si estuvieron embarazadas van a entender. En las últimas semanas llega ese momento en el que todo te cuesta un poquito más, pero al mismo tiempo es cuando más querés hacer. Me carcome la idea de que no tengo nada listo, que ni miré la ropa que tengo guardada de Franz, que ni acomodé lo que dije que iba a acomodar con tiempo, ni hice la famosa limpieza de ropa para hacer lugar para la de bebé N. Me convenzo con que la clave está en cómo uno se toma las cosas, y eso me deja tranquila.

Emocionalmente soy una mezcla loca de cosas. Por momentos me siento súper preparada, y por otros …no. Me pregunto cómo voy a hacer con dos hijos, cómo voy a encontrar el momento para cosas que van desde bañarme hasta sentarme a tomar un café tranquila. Pero el pensamiento más recurrente es cómo va a reaccionar Franz a todo esto. Es chiquito, pero a la vez entiende todo. Este mes empezó el jardín (capítulo aparte), y nos está llevando tiempo a todos adaptarnos a la nueva rutina. Escucho consejos y comentarios de todo tipo sobre qué deberíamos hacer o cómo explicarle la llegada de su hermanito, y la verdad que aunque me da pánico, espero ansiosa ese momento donde los dos se conozcan para decirle que está todo bien y aprender juntos a ser una familia de cinco (Tobey incluído). Obvio que nuestra vida va a quedar dada vuelta, pero ése es el punto de vivir, ¿no?

Físicamente me siento bien, pero empecé a sentir mucho antes dolores y a estar bastante incómoda en cualquier posición. Por eso tengo la idea (¿o fantasía?) de que este bebé va a llegar antes de su fecha -ruego que por decirlo en voz alta tenga que esperar hasta la semana 41-, pero se que eso es imposible de saber. Llamémosle intuición femenina/de madre. Pasa que el parto de Franz fue tan ideal, que cuando visualizo cómo puede llegar a ser este, creo que se va a dar de la misma manera. Pero si aprendí algo en estos ocho meses, es que ningún embarazo es igual, y por ende ningún parto tampoco debe serlo. Por ahora quien manda es bebé N, y todos tendremos que esperarlo.

RUTINA DESMAQUILLANTE.

Rutina DesmaquillanteRutina DesmaquillanteRutina Desmaquillante Hace tiempo tenía ganas de hacer un post sobre mi rutina desmaquillante porque me parece un paso súper importante en el cuidado de la piel. Más allá de que amo el maquillaje, disfruto mucho del ritual que lleva a esa sensación de tener la cara limpia y fresca. Los productos pueden ir variando, pero los pasos son siempre los mismos. Si hay algo que me funciona, soy bastante fiel.

Empiezo con algún producto que retire la mayor parte del maquillaje. Casi siempre opto por una crema, un aceite o un bálsamo, dependiendo de lo que sienta que mi piel necesita. Lo aplico directamente sobre la piel seca, con los dedos, masajeando con movimientos circulares (incluyendo los ojos), y luego lo retiro con un paño o algodón húmedo. Generalmente uso los Paños Baby de Estrella, que son rectangulares y tienen el tamaño ideal para usarlos en toda la cara.

Entre mis preferidos están la Crema Limpiadora Facial Refrescante de Nivea, que tiene una consistencia muy ligera y suave en la piel, lo que la hace ideal si es uno de esos días donde siento que la piel se me derrite por el clima o por la cantidad de horas que tuve el maquillaje puesto. Elijo usar un aceite o bálsamo cuando siento que mi piel está seca y necesito un extra de hidratación, o cuando se me ocurrió pintarme como una puerta y no saltearme ni un paso en la rutina de make up, ya que al ser un producto oleoso, el maquillaje se disuelve mejor y más rápido. Mis elegidos son el aceite Camomile Silky Cleansing Oil de The Body Shop, que fue parte de mis favoritos de mayo del año pasado, y el Hot Cloth Cleansing Balm de Boots Botanics, un bálsamo que se disuelve cuando toma contacto con el calor de la piel y se transforma en un aceite, por lo que lo uso más en invierno cuando siento que la piel me pide esa consistencia entre cremosa y oleosa que deja la piel limpia pero humectada a la vez.

Como uso máscara de pestañas a prueba de agua, este primer paso generalmente no alcanza para retirar todo el maquillaje de los ojos, así que sigo con un desmaquillante especialmente para esto. Los dos que probé y puedo recomendar son los desmaquillantes bifácitos de Tortulan (del que ya hablé en este haul) y el de Nivea. Lo aplico con un disco algodón manteniendolo presionado unos segundos sobre el párpado, y así termino de limpiar lo que haya quedado en esa zona.

Si siento que todavía quedó algo de maquillaje en el resto de la cara, uso un agua micelar como la de Bioderma, la de L’Oreal o la de Nivea. Este paso es de pura obse, porque sigo con un producto de limpieza como el Gel de Limpieza Facial Diario Ultra Gentle de Neutrogena o el Gel de Limpieza Extrasuave de Aveno, que son los dos que vengo usando hace tiempo tanto como paso final de esta rutina o como el primero de la de la mañana. Y ahora si, mi cara está limpia para cualquier otro tratamiento que quiera hacerle, como una mascarilla o, para directamente aplicar los productos que uso en mi rutina de cuidado de noche.

Para algunos pueden ser muchos pasos, pero una vez que le enganchás el ritmo, no tardás más de 15 minutos. Sacarse el maquillaje puede ser una tarea tediosa, por eso me armé esta rutina de la cual disfruto. Es uno de esos momentos donde siento que me estoy dedicando para mi, y esa es una excusa más que válida para ponerla en práctica todos los días.

NAIL ART GEOMÉTRICO.

Nail ArtNail Art Nail Art¿Ya pasó de moda el nail art?

No se ustedes, pero a mi últimamente me volvieron las ganas de pintarme las uñas. Suena a una boludez atómica, pero si, necesito ganas para encontrar el momento. Sentarme, emprolijarme las uñas, pintarlas, no tener nada que hacer por los próximos 40 minutos para esperar que se sequen.

Cuando tengo ese ratito, generalmente elijo algo rápido, pero después de que imágenes como esta empezaran a aparecer en mi feed de Pinterest, no me pude resistir. Miles de opciones de nail art minimal y -aparentemente- fáciles de hacer.

Uno de los días de la semana pasada Franz se durmió una mágica siesta de 2hs, así que aproveché. Ya tenía de base este color (IDI Make Up en ‘Marfil’) entre rosa clarito y nude, así que sólo quedaba pintar la otra mitad. Elegí dorado (IDI Make Up colección Military Girl en ‘Orbe’) (aunque me hubiera gustado un tono más clarito) porque me gusta el combo. Es sutil y delicado pero vistoso a la vez. Creo que el paso más importante es dejar secar bien cada color. El de la base obviamente que para que no se salte cuando aplicamos la cinta, y el segundo, para que no se filtre el color por debajo.

Si son más creativas que yo, pueden pegar la cinta en distintas direcciones o formando distintas figuras. Una vez que el color está seco, tiran de una y listo. Si se pasó el color en alguna parte y quieren retocarlo, se puede con un pincelito bien finito y paciencia, pero si la cinta está bien pegada, no deberían.

Me pareció una opción entre divertida y discreta dependiendo de la combinación de colores que elijan, y además súper simple.

Les dejo algunos posts viejos con nail art más elaborado, pero también fáciles: Glitter, Floral, y mi preferido de todos los tiempos, Animal print.